Pureza

No hay vida auténtica sin un vínculo estrecho con la pureza.

Lo puro en el sentido de no mezclar elementos imposibles de maridar, donde existe un desinterés por hacer las cosas bien.

Podemos hablar de pureza de materiales en el hogar, de pureza
en la alimentación, pero también hay cabida para la pureza en las emociones, en las relaciones y en la interacción entre las personas.