Sencillez

Si es simple es mejor. “Las complicaciones complican”, enredan, dificultan, despistan y sobre todo generan una pérdida enorme de energías.

Cada vez más nos reafirmamos en vivir sin artificio ni ostentación, siendo más espontáneos, más directos.

Entendamos la sencillez como potente vector de nuestras vidas, de nuestras relaciones, tanto con las personas como con las cosas que nos rodean.

La tecnología, por ejemplo: lo importante no es el “device”, es cómo éste mejora nuestra vida, nos la facilita, nos permite obtener una experiencia positiva. Desde lo racional de la tecnología a lo experiencial/emocional de lo que nosotros obtenemos de ella.